martes, 19 de abril de 2011

TEST DE PAPANICOLAU (citologia cervicovaginal)








La prueba de Papanicolau (llamada así en honor del médico griego que la describió) consiste en la toma mediante un escobillón y una espátula de madera de unas células del endocervix (interior del cuello uterino), del exocervix (exterior del cuello uterino) y del fondo posterior de la vagina (por eso se llama también la triple toma).


Se ponen las muestras celulares en un porta (cristal) y se fijan con una solución tipo laca del pelo, para que se conserven y se mandan a un laboratorio experto en análisis celulares (histólogo) que mediante unas tinciones y estudio microscópico determina el estado hormonal de las células recibidas, los componentes (células inflamatorias, alguna célula infecciosa, etc) y si existe alguna alteración celular en el frotis analizado.
El objetivo fundamental del test de Papanicolau es el diagnóstico precoz de alteraciones celulares que conduzcan al cáncer de cuello uterino, lo que nos permitirá actuar de forma preventiva evitando el desarrollo y las consecuencias del segundo cáncer ginecológico (el primero es el de la mama)
Según este análisis emite un informe que en resumen y después de muchos intentos de ordenar para que todos los médicos, ginecólogos e histólogos del mundo entendamos lo mismo (que no es fácil), queda de la siguiente forma:

1. FROTIS NORMAL: no hay alteraciones celulares ni inflamatorias.
2. ASCUS: Alteraciones celulares atípicas pero indefinidas (no son células cancerosas, pero tampoco están normales).
3. LSIL: (lesión intraepitelial escamosa de bajo grado), osea, células alteradas en sentido canceroso, pero de bajo grado.
4. HSIL: (lesión intraepitelial escamosa de alto grado). osea, células cancerosas, aún localizadas y no visibles a simple vista.
5. CARCINOMA: células cancerosas, y posíblemente visibles macroscópicamente ( a simple vista)

¿quién y cuando se deben hacer citología cervicovaginal?


Todas las mujeres a partir del inicio de sus relaciones sexuales deben hacerse sistemáticamente al menos una vez al año ( a veces a los 2 años, incluso tras la menopausia a los tres años) un Papanicolau de control. La frecuencia del test la decide el ginecólogo según la historia personal de la paciente (infecciones, antecedentes, etc)


(nota personal: no tengáis miedo de hacerla que si se hace con un poquito de cuidado no hace daño alguno y no se da ningún "pellizco" para hacerla)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada