jueves, 23 de junio de 2011

HIPERPLASIA ENDOMETRIAL



El endometrio es la capa interna del útero, que la recubre y tiene la finalidad de preparar un lecho rico en el que pueda implantarse el óvulo fecundado. Está sometido al efecto de las hormonas femeninas: los estrógenos que le hacen crecer desde la regla hasta la ovulación y la progesterona que lo transforma en un tejido glandular secretor, adecuado para alimentar al óvulo fecundado. Si pasan 14 días de la ovulación y no se reciben señales de embarazo, se produce una caída hormonal que provoca la descamación y salida al exterior del tejido endometrial envejecido (es lo que llamamos regla o menstruación) (sería parecido a cuando nos cortamos el pelo, expulsamos el sobrante y dejamos la base para que crezca sana de nuevo).
En determinadas circunstancias en las que se produce un efecto estrogénico continuado y sin oposición de la progesterona (por ejemplo en ciclos anovulatorios, ovario poliquístico, tratamientos especiales como el tamoxifeno tras un cáncer de mama, etc), el endometrio crece mucho más de lo adecuado y se produce un aumento del grosor que es apreciable ecográficamente y que llamamos hiperplasia endometrial. Reálmente el término solo debería aplicarse cuando se ha tomado una muestra de endometrio y al analizarlo se comprueba que aparecen alteraciones celulares, en las glándulas y en la arquitectura del tejido.
¿que importancia tiene la hiperplasia endometrial?
Generálmente, como hemos comentado, es un trastorno funcional, por exceso de estrógenos y solo puede dar sangrados fuera de la regla (intermenstruales), reglas más abundantes y algunas imagen ecográfica que se puede confundir con pólipos, pero se corrige fácilmente con tratamiento hormonal, o bien con progestágenos (minipíldora, progesterona, inyección trimestral, DIU hormonal, etc), o con anticonceptivos orales (pastillas). Si la mujer tiene más de 40 años, o esta en la perimenopausia, se debe hacer una toma endometrial (consiste en tomar una pequeña muestra del endometrio y analizarlo), o bien una histeroscopia, pues en estos casos y cuanto más avanzada es la edad de la paciente, hay un pequeño riesgo de que se produzca un carcinoma endometrial (cáncer de cuerpo uterino), que sería perféctamente tratable (quirúrgicamente, quitando el utero), siempre que se diagnosticara en sus fases iniciales.
En resumen, la hiperplasia endometrial es un trastorno de base hormonal, bastante frecuente, que generálmente no necesita tratamiento, o en algún caso tratamiento hormonal, pero que se debe estudiar por su relación ocasional con el cáncer de cuerpo uterino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada